Este sigue la trayectoria de los nueve precedentes porque su objeto de estudio se ha centrado en temas relacionados con la formación de los docentes y porque supone la continuación de las clásicas reivindicaciones que el antiguo Movimiento de Profesores No Numerarios (PNNs) venía exigiendo desde la década de los 70.

Concretamente se ha trabajado en el escabroso tema de la violencia en la escuela y el gran valor de la convivencia que se propone como salida a dicho problema.

Apoyados en las aportaciones de ocho conferencias, impartidas por los expertos más representativos de España y por los profesores Philippe Daviaud y Magalis Ruiz, cimentados, además, en ciento treinta comunicaciones presentadas en seis mesas de trabajo, los asistentes al Congreso han llegado a los siguientes acuerdos que hacen públicos a través de la presente.

DECLARACIÓN DE CUENCA nacida el día 6 de junio de 2002 y en Cuenca, ante los presentes profesionales de la enseñanza:

PRESUPUESTOS que fundamentan nuestra opción por el valor de la convivencia escolar y social.

1.- Entendemos que, en un mundo donde desgraciadamente adquieren protagonismo hechos y actitudes violentas, la convivencia escolar es un valor que debe ser priorizado tanto en el trabajo con los alumnos en las aulas, como en la vida de los centros o de cualquier otra situación educativa. 2.- Construir la convivencia en los centros escolares implica defender un modelo de profesor educador frente al modelo de profesor exclusivamente transmisor de informaciones. 3.- El profesor educador no sólo instruye, sino que intenta edificar en la mente y personalidad de los educandos un conocimiento valioso, es decir, el verdadero saber que implica un conocimiento traspasado de valores éticos y humanos. 4.- El profesor que educa es el primer ejemplo de valores y pretende ayudar a sus alumnos para que éstos sean solidarios, comunicativos, respetuosos, responsables y constructores de la paz personal, social y ambiental. Implicarse en la construcción de la paz es la mejor manera de aprender a vivir juntos o de lograr la convivencia en alas aulas.

ORIENTACIONES PSICO-SOCIO-DIDÁCTICAS, que desde estos principios, acordamos y proponemos como líneas de nuestra acción educadora:

1.- Secundar los programas a favor de una cultura de paz y ya existentes en muchas de las Comunidades Autónomas de nuestro país. Varios de estos programas han sido expuestos en este Congreso por los correspondientes responsables autonómicos. Hacemos constar aquí nuestro agradecimiento.

2.- Solicitar a las autoridades autonómicas y municipales, allí donde no existan estos programas pro cultura de paz, la creación de los mismos o similares, destinados a todos los centros escolares, a las familias a la sociedad en general. 3.- Ofrecer a las Comunidades Autónomas y a los Consejos Escolares del estado y de las distintas Nacionalidades y Comunidades, el fruto de las ricas y rigurosas investigaciones que se están llevando a cabo en todo el territorio español, relativas a la prevención y eliminación de la violencia y a la resolución pacífica de los conflictos. Investigaciones que se han puesto de manifiesto en este Congreso junto a otras también muy válidas, citadas y reconocidas por los asistentes a esta reunión científica. 4. Favorecer la introducción de “Cátedras sobre Cultura de Paz” o, al menos, de asignaturas relativas a la educación para la paz, convivencia o temas transversales, en los planes de estudio de Facultades de Educación y de las Escuelas Universitarias de Magisterio. 5.- Fomentar la ejecución de proyectos educativos, relacionados con la temática de este Congreso, en los países de América Latina y de Europa. 6.- Procurar que los programas en pro de la convivencia escolar que existan o que se susciten en las instituciones docentes de la Enseñanza Obligatoria y de la Enseñanza Media post obligatoria no sean acciones aisladas, sino entroncadas en la estructura de los diseños curriculares de Etapa y Centro. 7.- Procurar implantar en nuestra práctica pedagógica innovaciones curriculares que conduzcan al aprendizaje y vivencia de la amistad entre toda la Comunidad Educativa y a la construcción del ciudadano crítico y universal. 8.- Contribuir a que en los Departamentos Universitarios se instale la cultura del trabajo solidario en grupo, creador de un clima de justicia y armonía, por entender que este clima y cultura se oponen a la cultura competitiva y elitista, productora de envidias y enemistades que incrementan la falta de convivencia pacífica. 9.- Exigir a los Gobiernos de la Nación, de cualquier signo que sean, que consideren el tema de la Educación como algo inamovible en aquellos puntos que atañen a los Derechos Humanos u Universales. Los partidos, pues, también están sujetos a los valores que la sociedad acepta y propone como referentes mundiales. 10.- Finalmente, también acordamos agradecer públicamente a la Escuela Universitaria de Magisterio de Cuenca, así como a la misma ciudad y a su alcalde, el buen trato recibido y el esmero por preparar un sinfín de detalles que han ennoblecido el desarrollo de este Congreso. Se acordó celebrar el XI congreso de la AUFOP durante el año 2004 en el lugar y fecha que se consideren oportunos, a la luz de los ofrecimientos por parte de los asistentes presentes en el que hoy se termina.