La de Castilla-La Mancha (UCLM) está ubicada en la Plaza de la Libertad de Expresión de Cuenca, un hecho que no ha pasado desapercibido a los profesionales de la comunicación, profesores y estudiantes de Periodismo que se han congregado allí esta mañana para conmemorar el Día Mundial de la Libertad de Prensa.

La (FAPE) ha elegido la Facultad de Periodismo castellano-manchega como sede de los actos centrales de una jornada que la organización ha aprovechado para defender la necesidad de una prensa libre. Su presidenta, Elsa González, ha dado lectura al manifiesto en el que subraya que “es la sociedad entera la que está involucrada en este ejercicio y en la defensa de una libertad que es garantía imprescindible de un régimen democrático”, por lo que esta federación apela “no sólo a los periodistas sino también a las instituciones, poderes y responsables de las decisiones políticas y laborales para que defiendan en todos los casos esta libertad de prensa, sabiendo superar contratiempos personales, empresariales o partidistas”.

Elsa González ha enumerado algunos de los graves problemas que sufren los profesionales de la información: “contratos de trabajo humillantes, reducción brutal de plantillas, expedientes de regulación de empleo injustificados, intrusismo creciente, pérdidas progresivas de empleos, desconcierto por la irrupción de los formatos digitales, editores que abusan o cierre de medios”. Por último, ha tenido un recuerdo especial para , y José M. , los tres periodistas españoles desaparecidos en Siria.

Garantías

En representación de la Facultad de Periodismo han intervenido dos estudiantes y su decano, Antonio , quienes han coincidido en reivindicar la necesidad de una prensa libre y en defender las garantías en el ejercicio de la actividad periodística. Más concretamente, Laguna ha abogado por el desarrollo de una Ley de Publicidad Institucional y porque el ente público de RadioTelevisión de Castilla-La Mancha sea “verdaderamente independiente”.

La propia elección de Cuenca como sede de los actos centrales del Día de la Libertad de Prensa tampoco está desprovista de significado, como se ha encargado de recordar la presidenta de la conquense, , aludiendo a la desaparición el pasado 3 de abril del último diario impreso que quedaba en la provincia. “Cuenca, hoy, es menos libre”, ha manifestado.

El Día Mundial de la Libertad de Prensa se proclamó en 1993 por acuerdo de las Naciones Unidas, con el reconocimiento de que una prensa libre, pluralista e independiente es un componente esencial de toda sociedad democrática.

La Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), en la que se integran 49 asociaciones federadas- entre ellas, la de Cuenca- y 19 vinculadas que representan a más de 21.000 profesionales, asume estos principios y reclama año tras año a los poderes e instituciones, y a la sociedad en general, que defiendan y promuevan la libertad de prensa como garantía imprescindible del régimen democrático.