El grupo de investigación Sanidad y (SaBio) del en Recursos Cinegéticos (IREC), -centro mixto de investigación de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM), el y la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha-, en colaboración con el grupo de Química Neuro-Regenerativa del Hospital Nacional de Parapléjicos del Servicio de Mancha (Sescam), ha identificado posibles biomarcadores del Síndrome de Guillain-Barré, causa principal de la parálisis neuromuscular aguda en todo el mundo.

El Síndrome de Guillain-Barré, de origen autoinmune, aún no tiene una raíz bien caracterizada o un tratamiento efectivo. La existencia de diferentes variantes clínicas para el síndrome, junto con el hecho de que un alto número de patógenos puede causar una infección que a veces, pero no siempre, precede al desarrollo de la enfermedad, confiere un alto grado de incertidumbre tanto para el pronóstico como para el tratamiento.

El trabajo, dirigido por los investigadores del grupo SaBio José de la y , ha aplicado diversas tecnologías post-genómicas de última generación, como la transcriptómica y la proteómica, que han permitido mejorar la comprensión de los mecanismos inmunológicos y patológicos involucrados en el Síndrome de Guillain-Barré y la identificación de potenciales biomarcadores. Además, presenta la ventaja de que se ha llevado a cabo utilizando muestras de suero de pacientes, sencillas de obtener y que requieren de métodos mucho menos invasivos que el líquido cefaloraquídeo, la muestra tradicional utilizada en este tipo de estudios.

El trabajo del grupo SaBio, publicado en las revistas Journal of Immunology y Oncotarget, se enmarca dentro un proyecto más ambicioso que tiene como objetivo el estudio de diferentes enfermedades de origen autoinmune relacionadas con compuestos que contienen galactosa, como las alergias a la picadura de garrapata y al consumo de carne roja.

El objetivo final del estudio, según los investigadores, es integrar los diferentes resultados obtenidos de la aplicación de las citadas tecnologías ómicas, a través de un enfoque integrador de biología de sistemas, para describir la complejidad y funcionalidad de los mecanismos moleculares involucrados en el curso de la enfermedad, facilitando el descubrimiento de nuevos biomarcadores que podrían usarse para mejorar la comprensión, el diagnóstico de la enfermedad, predecir su progresión y servir como objetivos terapéuticos para el Síndrome de Guillain-Barré.