El IDINE nace en 2009 como un Instituto original, temático y multidisciplinar

El Instituto de Investigación en Discapacidades Neurológicas (IDINE) de la Universidad de Castilla-La Mancha abrió sus puertas el pasado mes de noviembre de 2009, tras recibir el visto bueno por parte del Consejo de Gobierno de la UCLM. Dirigido a la investigación multidisciplinar en las bases moleculares, celulares, orgánicas, psicológicas y sociales de las discapacidades neurológicas motoras, sensoriales y cognitivas, ocupa un nicho original en la investigación Biomédica dentro del territorio nacional.

Según explicaba el director del IDINE y catedrático de Histología de la Universidad regional, José Manuel Juiz, durante la entrevista concedida al Grupo Multimedia de Comunicación La Cerca, el principal motivo por el que se decidió ubicar este Instituto en Albacete y no en cualquier otro punto de la geografía castellano-manchega fue por la importante concentración de grupos de investigadores especializados en el ámbito de las enfermedades neurológicas y de los órganos sensoriales, así como en aquellas otras cuestiones relacionadas con el mundo del cerebro y el sistema nervioso que presenta, propiciado en gran medida por la puesta en marcha de la Facultad de Medicina, en el marco del Centro Regional de Investigaciones Biomédicas (CRIB): el primer centro universitario de estas características que se creó en Castilla-La Mancha.

Al tratarse de un centro “generalista” en el que se trabajaba en diferentes ámbitos de la investigación biomédica, un grupo de investigadores de la Universidad regional, liderados por José Manuel Juiz, pusieron sobre la mesa la necesidad de desarrollar el potencial neurológico que existía de una manera más decidida y eficiente a través de la creación de un centro de investigación “orientado, temático y multidisciplinar”, centrado de manera específica en aquellos aspectos de la investigación neurológica relacionados con las enfermedades que conducen a las discapacidades.

Función social y divulgativa del IDINE

Al tratarse de un Instituto multidisciplinar, Juiz explicaba que trabaja tanto en aspectos puramente biológicos de las enfermedades neurológicas y de los sentidos, como en aquellos asuntos sociales y jurídicos que afectan al mundo de la discapacidad, a través de la implicación en el desarrollo del IDINE de diferentes asociaciones de familiares de enfermos y discapacitados, así como de ámbitos empresariales específicos. Una interesante perspectiva social que, según Juiz, fue determinante a la hora de que este proyecto recibiera el visto bueno por parte del Consejo de Gobierno de la UCLM.

En su opinión, “el IDINE se configura como un instituto de investigación muy original dentro del panorama nacional e internacional porque trabajamos en investigación en un amplio abanico de cuestiones enfocadas hacia las enfermedades neurológicas atravesando los aspectos puramente médicos para ir más allá, siendo su carácter multidisciplinar unida a su enfoque social lo que le confiere su capacidad de futuro y competitividad”.

Aunque en un principio fueron 16 las asociaciones que se adhirieron al proyecto del IDINE, la cifra ha ido creciendo de manera constante.

De este modo, el IDINE combina el laboratorio y lo experimental, con una importante dimensión social, abriendo sus espacios tanto a la generación de conocimiento, la formación y la incorporación de investigadores, como a su uso entre los ciudadanos. “Queremos que los afectados sean los principales beneficiarios de la actividad investigadora que generamos”, añadía.

En su opinión, el IDINE está trabajando para convertirse en un elemento de diseminación de información e incluso de formación para el mundo de la discapacidad, teniendo en cuenta que “este colectivo demanda constantemente información realista, en la que no se incluyan falsas promesas, sobre el estado de las investigaciones que afectan a las patologías que originan discapacidad”.

Para ello, organiza actividades divulgativas de la actividad investigadora entre el público en general, contando con el respaldo de asociaciones de ámbito provincial, regional y nacional.

De este modo, cada grupo de investigación aporta lo que considera que es más transmisible a un conjunto común de actividad divulgativa para plasmarlo posteriormente en mesas redondas, artículos de prensa o en la propia página web del IDINE. El objetivo para 2011 es establecer una plataforma de expertos en divulgación científica dentro del Instituto para que la información sea entendida de manera correcta entre la población.

Más del 90 por ciento de la financiación del IDINE proviene de fuentes estrictamente competitivas

En relación a la financiación de la actividad del IDINE, José Manuel Juiz explicaba que más del 90 por ciento proviene de fuentes estrictamente competitivas, es decir, a través de convocatorias públicas de proyectos de investigación a nivel regional, nacional e internacional, y en menor medida gracias a los contratos de investigación suscritos con empresas especializadas en el desarrollo de tecnologías y aplicaciones.

Según explicaba, los grupos de investigación del Instituto se caracterizan por su enorme capacidad competitiva, siendo éste uno de los principales motivos que llevaron a la Universidad de Castilla-La Mancha a poner en marcha el IDINE. Prueba de ello, es que en estos momentos están llevando a cabo proyectos de investigación obtenidos en convocatorias muy competitivas, gracias a la enorme capacidad de sus profesionales.

Gracias a su actividad competitiva, el Instituto de Investigación en Discapacidades Neurológicas recibe también aportaciones de la Universidad regional, así como de la Consejería de Salud y Bienestar social para garantizar el mantenimiento de las infraestructuras, equipos y demás materiales del Instituto.

José Manuel Juiz apuntaba que la cifra actual que mueve el IDINE en proyectos de investigación se sitúa por encima de los tres millones de euros aproximadamente. Una cantidad importante, teniendo en cuenta la situación de dificultad económica que atraviesa el país en estos momentos y el recorte que están sufriendo los presupuestos de investigación. A pesar de ello, el director del IDINE está convencido de que “es la propia capacidad competitiva de los grupos de este Instituto la que mejor garantizará su pervivencia a través de la obtención de más fondos y de distintos niveles”.

Objetivos del IDINE

Con esta filosofía, el Instituto de abría sus puertas en el campus de Albacete en dos escenarios diferentes: la Facultad de Medicina y el CRIB.

Entre los objetivos con los que el IDINE comenzó su andadura, José Manuel Juiz señalaba que su meta principal es la de agrupar y coordinar la actividad de los grupos de investigación de la UCLM cuyas líneas de trabajo están relacionadas con las discapacidades y las deficiencias neurológicas y sensoriales que están en el origen de muchas de ellas, al tiempo que traslada la actividad investigadora al ámbito directo de la población con discapacidades neurológicas y sensoriales, haciendo partícipes de sus investigaciones a las asociaciones de afectados, familiares y autoayuda, a través de acciones formativas y divulgativas.

La misión del IDINE es por tanto la de investigar los fundamentos biológicos, patológicos, psicológicos y sociales de las deficiencias de base neurológica y sensorial que conducen a la discapacidad, así como a la investigación y contribución a la divulgación y educación en el ámbito de la integración de las personas con discapacidad, adquirida como consecuencia de estas disfunciones. Unos objetivos que, según Juiz, “después de un año se están cumpliendo satisfactoriamente, al tiempo que se marcan otros nuevos”.

En relación a otro de los objetivos institucionales del Instituto de Investigación en Discapacidades Neurológicas, centrado en mantener una estrecha relación con otras instancias de Castilla-La Mancha, vinculadas a la investigación en Neurociencias, Juiz hacía referencia a la estrecha coordinación que el Instituto mantiene con la Unidad de Investigación del Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo, puntera a nivel nacional e internacional, en cuanto a actividad investigadora se refiere, para intentar evitar las duplicidades y conseguir una mayor rentabilización de los fondos de investigación. Unas colaboraciones que, según apuntaba, ya existían pero que con la puesta en marcha del IDINE se han reforzado considerablemente.

Una situación similar ocurre con el Complejo Hospitalario Universitario de Albacete y la Facultad de Medicina, porque aunque son independientes, “todos formamos parte de la misma estructura para garantizar un perfecto funcionamiento”.

En este sentido, apuntaba que hay investigadores del CHUA que además son profesores de la Facultad de Medicina y colaboran con grupos de investigación del IDINE.

De 12 a 15 grupos de investigación en un año

El Instituto de Investigación en Discapacidades Neurológicas, se organiza sobre una estructura multidisciplinar diferenciada y original para la mejor consecución de sus objetivos. De este modo, los diferentes grupos de investigación, al contar con un acceso directo a los enfoques, información y colaboraciones directas que complementen sus líneas de trabajo, optimizan el impacto de sus resultados.

A pesar de que el IDINE comenzó a funcionar con un total de 12 grupos de investigación compuestos por 65 profesionales, su director señalaba que en algo más de un año ha conseguido incrementar su estructura considerablemente, contando en la actualidad con 15 grupos de investigación integrados por 80 personas, entre investigadores, postdoctorales, investigadores en formación, técnicos y personal administrativo.

Todos ellos se caracterizan por un elevado grado de experiencia, competencia y competitividad científica contrastada en el ámbito de las neurociencias y la discapacidad de origen neurológico, abarcando desde las neurociencias básicas, con enfoque en el nivel molecular y celular de la función normal y patológica del sistema nervioso y los órganos de los sentidos, pasando por la investigación clínico-experimental y la neuropsicología cognitiva, hasta llegar a aspectos jurídicos e histórico-sociales de la discapacidad de origen neurológico.

A pesar de que el Instituto de Investigación en Discapacidades Neurológicas es un centro muy joven, con poco más de un año de vida, lo cierto es que desde sus comienzos representa el 50 por ciento del total de los grupos de investigación que existen en el Centro Regional de Investigaciones Biomédicas (CRIB), por lo que no cabe ninguna duda de que su puesta en marcha ha incrementado considerablemente el número de investigadores en la UCLM.

Grupos emergentes

Entre los nuevos grupos de investigación puestos en marcha en el IDINE, Juiz señalaba que, a través del programa INCRECYT, enmarcado dentro del Plan Regional de Investigación Científica, Desa-rrollo Tecnológico e Innovación de Castilla-La Mancha, se ha creado un grupo cuya línea de investigación está centrada en la Neurociencia Computacional, es decir, en una especie de interfase entre la informática, entendida como hardware, y el sistema nervioso para que el cerebro pueda estar sujeto a una mejor estimulación a través de aparatos externos para la reparación funcional de los órganos sensoriales.

Además, se han creado otros grupos especializados en la Retinosis Pigmentaria o en las Ciencias Jurídicas para una mejor protección del discapacitado, demostrando así que “el gran valor de crecimiento del IDINE es su capacidad para abarcar desde los biológico hasta lo social y jurídico”.

Para poder coordinar el trabajo que realizan estos 15 grupos y evitar duplicidades, sobre todo en aquellos especializados en la esfera biológica, es imprescindible la compartición de métodos. “No hay un sólo laboratorio en el que se pueda abarcar todo el conjunto de técnicas que hacen falta para comprender el funcionamiento del cerebro, por lo que es ineludible recurrir a la colaboración”, añadía.

De este modo, gracias al trasvase de conocimientos y técnicas entre los grupos, se favorece el buen funcionamiento del IDINE y se consigue una mayor eficacia.

Un futuro marcado por los recortes presupuestarios

En relación al futuro del IDINE en 2011, Juiz señalaba que estará condicionado por los recortes presupuestarios que se produzcan en el campo de la investigación, a consecuencia de la crisis económica. Si a esto le añadimos que se trata de un Instituto que todavía no está consolidado, sus predicciones sobre el crecimiento de grupos e investigadores no son muy alentadoras.

Su misión como director será por tanto la de “atemperar la pérdida presupuestaria”, poniendo en valor la capacidad competitiva del IDINE para luchar más intensamente por menos fondos, consiguiendo además los aportes adicionales que sean necesarios para garantizar la existencia del Instituto.

El trabajo del grupo de Neurobiología Celular del IDINE persigue la recuperación total de la audición

Además de director del IDINE, José Manuel Juiz es investigador responsable de proyectos del grupo de Neurobiología Celular del Instituto.

Entre sus líneas de trabajo, destacaba el interés investigador centrado en constatar cómo las células del sistema nervioso se adaptan y modifican como consecuencia de la falta de conexiones con otras neuronas. En su opinión, uno de los caballos de batalla de la investigación en el cerebro es saber qué ocurre a estas neuronas cuando pierden las conexiones que mantenían con otras células nerviosas cercanas, con el objetivo de descubrir en qué situación se encuentran si son reemplazadas estas conexiones con otros mecanismos artificiales.

Teniendo en cuenta que es muy similar a cualquier otra parte del cerebro, este grupo trabaja con el sistema auditivo. Entre sus características diferenciales Juiz destacaba su rapidez, señalando que funciona a unas velocidades de vértigo comparadas con las conexiones de la vista, el olfato o el sistema motor. Concretamente, en el laboratorio producen sorderas en animales de experimentación, impidiendo que el oído esté conectado al sistema nervioso, con el objetivo de que las neuronas auditivas dejen de recibir información. Juiz sostiene que a pesar de que se han producido grandes avances en la reimplantación de órganos en el sistema auditivo de la mano de los implantes, la audición nunca se ha recuperado totalmente, por lo que si averiguan por qué fallan estas neuronas, será más fácil buscar las terapias que permitan solucionar este problema.