La invitación hecha por la Escuela Superior de Informática de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) en el Campus de Ciudad Real a la comunidad universitaria a pasar un rato divertido fue una vez más correspondida y el Paraninfo Luis Arroyo colgó anoche el cartel de completo con motivo de la celebración de la octava edición del Certamen de Monólogos.

Más de un millar de personas, en su mayoría estudiantes, siguieron de cerca la puesta en escena de los ocho monólogos que este año concurrieron al certamen y que sus propios autores defendieron con sudor y tinta para despertar la carcajada y los aplausos de un público con ganas de pasarlo bien. Historias de la vida cotidiana y de gran actualidad, como el fenómeno del botellón o las redes sociales, servidas en bandeja con un toque de humor e ironía hicieron las delicias de los espectadores.

El nivel de los participantes fue muy elevado, tanto que el jurado lo tuvo más que difícil a la hora de elegir al ganador y optara por fusionar los dos primeros premios en uno solo que compartieron Manuel Lara Rodríguez, estudiante de Administración y Dirección de Empresas en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de Ciudad Real, y Fran Conesa Villarino, estudiante de Filología Hispánica en la Facultad de Letras de Ciudad Real, por sus trabajos ‘Piso XX, piso XY’ y ‘Yo soy filólogo’, respectivamente. Ambos se llevaron 700 euros y diploma. El accésit al mejor monólogo presentado por un miembro de la Escuela Superior de Informática, dotado con 300 euros y que otorgó la Delegación de alumnos del centro, recayó en el estudiante de Ingeniería Técnica en Informática de Sistemas Carlos Anguita, por su trabajo ‘Viajar al extranjero’.

Junto a los tres premiados, en esta edición también participaron Miguel Ángel Toribio, estudiante de Administración y Dirección de Empresas en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de Ciudad Real; Mónica Mendo, alumna de Arquitectura Técnica en la Escuela Universitaria Politécnica de Cuenca; David Quintanar, alumno de Ingeniería Técnica Industrial en la Escuela de Ingenieros Industriales de Albacete; Manuel David Jiménez, estudiante de doctorado de Informática en Ciudad Real; y Eduardo López, estudiante de Ingeniería Técnica de Telecomunicaciones en la Escuela Politécnica de Cuenca. Ellos, al igual que el resto de humoristas se entregaron de lleno sobre el escenario para hacer pasar un rato divertido a todos los asistentes.

Esta gala, en la que el humor se intercaló con música en directo, fue conducida por la humorista, guionista y coordinadora de monólogos del Club de la Comedia, Marta González de Vega; y por el ganador de la segunda edición del Certamen de Monólogos y ex alumno de la Escuela Superior de Informática, Agustín Durán, quienes aderezaron con sus comentarios las presentaciones de quienes anoche se han convirtieron en cómicos por unas horas. Precisamente fue Marta González de Vega quien el día anterior al certamen trabajó con todos los participantes en la llamada Escuela de Monólogos, ayudándoles a preparar, corregir y pulir los monólogos y a adaptarlos al espectáculo.

El certamen contó además con la intervención del cómico Bermúdez que puso el broche de oro a una noche en la que se dio rienda suelta a la carcajada.