Además, en declaraciones previas a su intervención en el Campus Tecnológico de la Fábrica de Armas, señaló que la mujer “es muy reflexiva y tiene empatía por el entorno, además de altísimas capacidades para comunicarse”. También vaticinó un futuro “con muchos problemas y muchas oportunidades”, apelando a la lucha colectiva para que las profesiones no se devalúen a medida que se feminizan. “Va a haber áreas en las que el incremento de la población femenina en determinados puestos supondrá precarización y menos remuneración, como ya ocurre en educación y sanidad”, afirmó.

Por otra parte, señaló el incremento de universitarias en las aulas y señaló que las mujeres antes optaban por titulaciones de ciencias de la salud y ahora eligen Derecho. “Las grandes oposiciones del Estado están en manos de mujeres porque han pensado en manera superviviente, es decir, que no tienen que estar sometidas a horarios de laboratorio y montones de clases. Tienen sueldos estupendos y pueden cuidar de su familia si deciden tenerla”, dijo. En este sentido, se mostró esperanzada porque “empiezas a ver que esa parte de mujeres en leyes y economía a lo mejor van a ser las que van a movilizar en favor de las que estamos en ciencias”.

Finalmente, llamó a la reflexión sobre estos y otros asuntos relacionados con el futuro de la ciencia en España y afirmó que “es una estafa lo que se está haciendo con la financiación de la investigación en las universidades modestas”.