La profesora de la UCLM pone de manifiesto en este estudio la pluralidad de conflictos existentes en las relaciones laborales y la necesidad de tratarlos de manera desigual, “puesto que la variedad de los mismos así lo requiere. No se puede resolver de la misma forma un conflicto colectivo que otro individual, ni tampoco un conflicto jurídico que otro de intereses”,-indica.

Para ello, según se extrae del trabajo, se ha de partir de la situación actual del ordenamiento, de cómo aborda las diferentes clases de conflictos colectivos e individuales para su solución. “Es necesario acudir también a las normas convenidas, puesto que el ordenamiento remite a la negociación colectiva el establecimiento de procedimientos de solución extrajudicial”,-afirma la premiada.

En este análisis de los instrumentos de solución se ha estudiado los procedimientos extrajudiciales autonómicos que se han desarrollado en las distintas comunidades autónomas para demostrar el interés de los agentes sociales de examinar y utilizar medios de solución distintos a los judiciales, “no por ser sustitutivos de éstos, sino por conformarse como el cauce adecuado para determinados conflictos que no se pueden o deben resolver en dicha sede”,-señala .

. Albacete, 14 de julio de 2010