El 16 de marzo se exponen en el centro talaverano los juguetes diseñados en el marco de una asignatura que pretende “dotar al estudiante de herramientas que se ajusten a las necesidades de los niños con los que trabajarán en un futuro cercano”, explica la profesora Cipriano. Para ello se utilizan diferentes herramientas terapéuticas, “siendo el juego y los juguetes una de las principales por su capacidad de facilitar la conexión con el niño y el tratamiento”.

El diseño y construcción del juguete ha servido para que los universitarios realicen un análisis completo de los materiales con el fin de conocer qué habilidades son necesarias para poder utilizarlos. “De este modo, una vez identificadas estas capacidades serán capaces de graduarlos y adaptarlos a los niños con necesidades especiales, independientemente del trastorno o de la enfermedad que tengan”, indica.

Además de adquirir competencias teóricas y prácticas, la actividad aumenta la motivación por la asignatura y favorece el contacto con niños aquejados de diferentes patologías, puesto que el material se dona tras ser expuesto a asociaciones sin ánimo de lucro especializadas en Terapia Ocupacional en la infancia. Se trata, en palabras de la profesora Cipriano, “de una actividad muy enriquecedora e ilusionante para el alumnado”.