Luis Arroyo deja tras de si una importante época de historia de la Universidad y de la Comunidad Autónoma, alabado por unos y vilipendiado por otros, Arroyo, ha marcado una de las etapas más importantes de la Educación universitaria en la región castellano-manchega.

Así las cosas y convocadas las nuevas elecciones a Rector el profesor doctor Ernesto Martínez Ataz, único candidato al cargo, fue investido el pasado día 10 de Diciembre y en presencia del presidente de la , José Bono, Rector Magnífico de la Universidad de Castilla-La Mancha.

El profesor doctor Ernesto Martínez Ataz es licenciado en Ciencias Químicas por la Universidad de Murcia (1972) y doctor en Ciencias Químicas por la Universidad Complutense de Madrid (1977). Realizó su tesis doctoral en el Instituto de Química Física “Rocasolano” del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y una estancia postdoctoral de dos años en las Universidades de Londres (Queen mary College) y Cambridge (Physical Chemistry Laboratory).

En 1982 obtuvo la plaza de Profesor Adjunto de Universidad de “Estructura Atómico Molecular y Espectrografía”, con el número 1 del concurso-oposición nacional. Consiguió, en 1986, la Cátedra de Universidad de Química Física por la Universidad del País Vasco. En 1988, mediante concurso de méritos, se trasladó como Catedrático a la Universidad de Castilla-La Mancha, donde ha sido, entre otros cargos, director del Departamento de Química y del Departamento de Química-Física, Vicerrector de Profesorado (1992-1998) y Vicerrector Primero y de Nuevas Enseñanzas desde 1998 hasta el 6 de octubre de 2003, día en que presentó su dimisión para presentar su candidatura a Rector de la Universidad regional.

Su experiencia investigadora se centra en los últimos 15 años en la espectroscopia láser, fluorescencia inducida por láser, estudio de la dinámica de estados excitados de moléculas pequeñas y dinámica de reacciones rápidas en fase gaseosa y estudios de química atmosférica.

En la siguiente entrevista, Ernesto Martínez Ataz, nos sitúa en la actualidad de la Universidad de Castilla-La Mancha una vez investido Rector Magnífico de la misma.

Luis Arroyo, 16 años al frente de la Universidad de Castilla-La Mancha

La labor realizada por  Luis Arroyo en la Universidad regional ha sido magnífica, hay que tener en cuenta que durante los veinte años que tiene la Universidad dieciséis han estado bajo la dirección de él, la universidad en este tiempo ha sufrido grandes cambios, se ha pasado de tener 7.000 alumnos en 1988 a más de 30.000 y de un claustro de profesores de que no llegaba a 400 a más de 1900, y además a sido un proceso de armar y construir la Universidad, desde el punto de vista académico, impecable y con acierto. El futuro se encargará de juzgar la labor de la Universidad que, en opinión de Ernesto Martínez Ataz, ha sido mucha ofreciendo enseñanza universitaria a los jóvenes de la región y además ha estado presente en todas las inquietudes de desarrollo empresarial y  de la sociedad de Castilla-La Mancha.

La Universidad de Castilla-La Mancha en el contexto internacional

Se ha mejorado muchísimo como Universidad pero queda bastante por hacer en un futuro muy inmediato, existen retos a los que hay que dar solución como la Adaptación al Espacio Europeo de Educación Superior, que es la norma la Unión Europea para homologar y acreditar todas las titulaciones, que va a cambiar la mentalidad de la cultura universitaria de todas las universidades.

Por otro lado tenemos que favorecer la dimensión internacional de la Universidad ya que en una sociedad donde todo se ha globalizado, no sólo la economía sino los conocimientos y la transmisión de los mismos, no es posible operar en un sólo territorio, la universidad tiene que recobrar su carácter universal y actuar e impartir docencia universitaria más allá de su ámbito territorial. Esto hay que hacerlo porque si no, entre otras cosas, las universidades extranjeras terminarán operando en toda España.

También debemos estar en contacto permanente con las empresas de la región y con las inquietudes de los ciudadanos para que la Universidad pueda ser también palanca de ese cambio y de esa ambición de progreso que tiene Castilla-La Mancha.

La Universidad como aportación al progreso de Castilla- La Mancha

Lo primero que ha dado la Universidad a Castilla-La Mancha es la posibilidad a los jóvenes de la región de formarse y aumentar sus expectativas profesionales, algo bueno y justo para todos los jóvenes; pero además se ha conseguido que la Universidad de Castilla-La Mancha sea un referente de las preocupaciones en la región,  un referente científico, cultural y tecnológico. Ahora la cultura universitaria, que antes no existía en nuestra región, impregna todos los rincones de la misma, esto ha servido para que el conjunto de la sociedad tenga una mejor estima de sus posibilidades de futuro. Algo importante que ha aportado la Universidad es parar la sangría histórica de los mejores recursos humanos de la región que salían a estudiar fuera y en la mayoría de los casos no regresaban, ahora estas personas se están instalando alrededor de lo centros de investigación, de las facultades, de las escuelas y de las empresas de la región aportando su conocimiento y experiencia.

Los jóvenes universitarios, futuro de la sociedad

El hecho de contar con la Universidad en nuestra comunidad ha supuesto, en primer lugar, que muchos jóvenes tengan acceso a estudiar, esta oferta democratizadora de enseñanza universitaria es un gran avance social para tener la formación universitaria a nivel de todos. La Universidad es el mecanismo más eficaz de promoción social que se tiene hoy en día, es donde existe una probabilidad, relativamente grande, de que una persona con su esfuerzo y su inteligencia, partiendo de una situación modesta, pueda a través de los estudios universitarios tener mejores expectativas profesionales y producir un cambio en su estatus social. Nuestros jóvenes formados en la región son un enorme tesoro de personas que emprenden actividades, que montan empresas y ayudan a que sean más viables y competitivas, no sólo las empresas sino las instituciones de la región para cumplir las expectativas que todos tenemos.

La investigación en Castilla-La Mancha

Uno de los aspectos más importantes que tiene la Universidad de Castilla-La Mancha es el de la investigación, en el cual hay que hacer un mayor esfuerzo, aumentando el grupo de investigadores que hacen investigación competitiva y de calidad, y lograr que no sólo se haga investigación básica, es necesario hacer investigación que sea aplicable al desarrollo tecnológico y rural de las empresas o de las ideas que puedan ser implantadas en Castilla-La Mancha. Hay que extender y mejorar la investigación como pieza clave dentro de la Universidad y que sea una investigación básica, aplicada y aplicable al desarrollo tecnológico de Castilla-La Mancha.

Relaciones Universidad-Empresa y el mercado laboral

En la incorporación de estudiantes al mercado laboral se ha dado un paso muy importante con el programa de prácticas, que hace tres años no existía, en el que hay más de dos mil estudiantes universitarios haciendo prácticas en empresas o en instituciones públicas o privadas de la región, esto es muy interesante porque adquieren una experiencia necesaria para su posterior desarrollo profesional al mismo tiempo que las empresas tienen la posibilidad de valorar qué de nuevo, qué de resultados y qué resolución de problemas pueden aportar personas bien preparadas.

En el desarrollo de las empresas la Universidad se tendrá que implicar más en los próximos años firmando convenios de colaboración, donde realmente se pueda hacer una labor investigadora, para que las empresas puedan aumentar el valor añadido de sus productos al tiempo que se favorece el trabajo de los investigadores.

La Adaptación al Espacio Europeo de la Educación Superior

Las normas que da la Unión Europea, que serán generales para cuarenta países casi quinientos millones de europeos, es un proceso irreversible que está muy meditado y ya decidido, hay unas directivas que tienen que plasmarse luego en el BOE y el Ministerio tiene que aplicar esas directivas para ver como se hace ese proceso. Lo que es muy importante es que cambia la estructura de las titulaciones, cambiarán los planes de estudio, el modelo de enseñanza es muy diferente al que se ha venido aplicando, es un modelo de enseñanza,  prácticamente en línea con lo que se ha hecho en la Facultad de Medicina, basada en aprendizaje individual del alumno o en grupo. Va a suponer un cambio de mentalidad y un cambio radical muy importante en las universidades españolas. La universidad de Castilla-La Mancha está muy pendiente de cómo se hace esté proceso ya que las titulaciones tienen que homologarse en un proceso de acreditación por agencias nacionales o internacionales, externo, que es el que va a decir que titulaciones se imparten de una manera sobresaliente en la Unión Europea y por lo tanto interesa que todas las titulaciones estén acreditadas porque sino será muy difícil competir en el marco español y en el europeo, es una labor enorme que tiene que hacer toda la comunidad universitaria para conseguir una Universidad moderna, de calidad y en el contesto europeo.

La Universidad y la nueva Sociedad del Conocimiento

Se ha hecho un gran esfuerzo para la adaptación de la Universidad a la Sociedad del Conocimiento, pero no se puede parar ya que los avances de esta nueva Sociedad y de las comunicaciones obliga a ir muy rápidos y quien no haga el esfuerzo competitivo de ir al día quedará fuera del contexto y fuera de la Sociedad del Conocimiento.

La Facultad de Medicina

En la Facultad de Medicina, en la que Ernesto Martínez Ataz está especialmente implicado, se tiene no solamente la obligación y la encomienda de la sociedad de formar buenos licenciados en medicina sino que además la Facultad de Medicina debe servir de referente para la ciencia biomédica de la región. Se ha hecho un sistema novedoso de enseñanza, que está dando buenos resultados, pero que como todo sistema universitario, no se asienta ni en cinco años ni en diez, lo importante es que se vayan dando bien los primeros pasos y para el nuevo Rector cree que se está haciendo bien, él se siente orgulloso del plantel de profesores que se tiene en bioquímica, que son excelentes, al igual que los facultativos del Complejo Hospitalario que están dando un nivel  magnífico en la enseñanza clínica.

El Parque Científico y Tecnológico

El Parque científico y tecnológico es una apuesta de futuro importantísima para la región y para Albacete, porque es muy probable que tal y como conocemos las enseñanzas universitarias no crezcan mucho en el futuro, por lo menos hasta que no se despeje la incógnita de cómo va a quedar la universidad situada en el espacio de titulaciones de la Unión Europea, y por lo tanto donde hay que hacer un esfuerzo enorme es en ciencia y tecnología y que mejor herramienta que el Parque Científico y Tecnológico que es una manera muy útil de entrar en el desarrollo de la ciencia, de la tecnología aplicada y en el desarrollo y conexión con las empresas de la región. Las potencialidades del Parque son muy grandes y la Junta de Comunidades, que es quien tomó la decisión de montar el Parque, y la Universidad tienen que ir trabajando para que ese proyecto vaya fraguándose y preste buenos resultados.

El nuevo Consejo de Dirección mezcla de experiencia y juventud

Según el Rector el nuevo Consejo de Dirección aúna una combinación de personas que ya tenían experiencia previamente en la gestión, de los cuales él no quería ni podía prescindir porque atesoran mucha experiencia, y hay un conjunto de siete personas nuevas que entran a la gestión universitaria, esto siempre es aire fresco, nuevas ideas, nuevos proyectos y ganas de trabajar que es lo que preside a todo el equipo. Tendrán un tiempo para, como en todos los equipos, enterarse cada uno de sus competencias para empezar a trabajar con prontitud en los problemas pendientes y en los que tendrán en un futuro.