Con motivo del Día Internacional de la Mujer, muchas somos las voces que reclamamos actuaciones urgentes y necesarias para combatir las vejaciones, asesinatos, humillaciones y violaciones atentadas por el heteropatriarcado y las élites sociales machistas contra las mujeres en todos los ámbitos de la vida social. Cómo viene siendo habitual, no dejamos de reivindicar un pacto de estado con medidas y acciones políticas concretas para paliar, exterminar y aniquilar los malos tratos hacia las mujeres; violencias machistas que en lo que llevamos de 2017 se han cobrado la vida de 17 mujeres, por no hablar de los y las menores víctimas de esta violencia machista que parece alcanzar niveles de crudeza alarmantes. Desde el gobierno estatal parecen no darse cuenta de lo que ocurre en realidad; políticas pobres en género e igualdad que no son dotadas de presupuesto para su ejecución, y medidas apestadas de incienso clerical o sumisión como respuesta a esta alarmante situación.

Siguiendo la senda social, el sistema judicial es otro engranaje que parece estar roído por la voluntad machista de aplicaciones jurídicas sin fundamento de género encaminado a la protección y empoderamiento de las mujeres. Sentencias estereotipadas y macabras alimentadas por el falocentrismo donde se venden argumentos cargados de misoginia y sinrazón. Sírva como ejemplo la sentencia de la Audiencia Provincial de , que en Septiembre del pasado año, absolvió a un jefe de departamento de una conocida empresa española donde quedó demostrado que vejaba y acosaba sexualmente a dos empleadas. También es reseñable la jueza de que preguntó a una víctima de violencia machista si había cerrado bien las piernas cuando estaba siendo agredida sexualmente por su expareja. Aunque si bien es cierto, tenemos alguna sentencia ejemplificante, aunque todavía insuficientes para poder hablar de igualdad y respeto a la victimas machistas por parte de los órganos judiciales.

Otra pregunta en nuestra onomástica feminista para la que seguimos esperando respuesta es: ¿ es conseguir la puesta en marcha de una ley de igualdad salarial? Parece ser que sí. Las medidas adoptadas hasta el momento siguen siendo insuficientes para paliar la brecha salarial entre hombres y mujeres o el paro femenino. Desde el PSOE, se ha instado al gobierno central a llevarla a cabo este ley garantizando de una forma real y efectiva la igualad de retribución por el desempeño de un trabajo de igual valor. Esta propuesta incluye medidas concretas de conciliación y corresponsabilidad, equiparación de permisos de maternidad y paternidad, e incluso una moción para alcanzar el tan ansiado “pacto de estado contra la violencia machista” que citaba anteriormente. Si hablamos de políticas sobre salud sexual y reproductiva, tenemos que alzar nuevamente el deseo de que se respete la individualidad del cuerpo de una mujer y la voluntad de toma de decisiones por sí mismas, voluntad que quieren erradicar vilmente organizaciones ultracatólicas que van en contra de libertad de elección por parte nuestra, véase el caso del acoso sistemático de la asociación Red de Madres de Albacete contra la Clínica Iris, donde según una sentencia se considera probado que se ha producido “una vejación injusta” contra uno de sus profesionales (al que admiró por su lucha a favor de los derechos sexuales y reproductivos en nuestra localidad).

Los hechos hablan por sí solos, la formación en igualdad de género debe ser una realidad para empoderar a la mujer y dotarla de una herramienta social frente al machismo exacerbado, formar a la sociedad de manera libre e igualitaria, promover políticas coeducativas, sanitarias y sociales transformadas en forma de leyes orgánicas que implementen las acciones feministas que desde diversas organizaciones (en mi caso concreto, Juventudes Socialistas de Albacete) promovemos para conseguir una sociedad igualitaria, justa con el binomio de género a partes iguales, que pueda empoderar a la mujeres y las libere de las ataduras machistas recalcitrantes que les impide crecer, vivir y ser libres.

Debemos deshojarnos por la igualdad. Nos queremos vivas y nos queremos iguales.

Secretario de Igualdad de Juventudes Socialistas

Agrupación local de Albacete.