El consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz, ha defendido hoy la importancia de seguir sumando todos los recursos materiales disponibles para poder ofrecer “la asistencia adecuada en el momento oportuno”, en una situación de déficit mundial de cualquier equipo tecnológico de los que son necesarios para hacer frente a la emergencia sanitaria derivada del coronavirus.

El titular de Sanidad se ha pronunciado así en la comparecencia telemática ofrecida hoy en relación a los respiradores adquiridos por el Gobierno regional que empezaron a distribuirse en el día de ayer en los centros hospitalarios de la Comunidad Autónoma. “Hace apenas una semana nos mataríamos por tener un respirador como estos, con estas prestaciones para ventilar pacientes críticos”, ha afirmado Fernández Sanz.

El consejero ha indicado que estos respiradores, están homologados por la CE y en los últimos meses se han vendido más de mil unidades. Las características técnicas y modalidades ventilatorias que ofrecen, ha dicho, “pueden venir muy bien para salvar vidas en situaciones de crisis y saturación de espacios y tecnologías que estamos viviendo con motivo de la pandemia de coronavirus”.

A este respecto, ha comentado que ventiladores como estos e incluso de menores prestaciones, han sido utilizados en la ampliación de áreas de críticos, tal y como define en un documento de trabajo la Sociedad Española de Medicina Intensiva y Unidades de Críticos. Incluso, ha añadido, diferentes expertos consultados consideran que pueden añadir más valor terapéutico que algunos de los respiradores de quirófano a los que ha sido necesario recurrir en estos momentos de desabastecimiento generalizado de equipos.

El consejero ha recordado que estos respiradores se compraron y pagaron a mitad de marzo, cuando la crisis azotaba gravemente a todo el país. “Tener ventiladores de cualquier tipo, y sobre todo los únicos que hay en el mercado, era básico”, ha insistido el consejero, quien ha asegurado que afortunadamente a día de hoy hay menos necesidad de ventiladores para pacientes críticos y, por lo tanto, se usarán en los momentos en que sean necesarios.

“Hoy en día, aún en este momento de la pandemia, en muchos sitios de este país están utilizando ventiladores con menos prestaciones que estos, por ejemplo los de los servicios de , que utilizamos en el momento adecuado para el paciente adecuado, y están salvando vidas”, ha remarcado el consejero, quien ha insistido en que los últimos adquiridos tienen aún más prestaciones que otros muchos.

En este sentido, ha señalado que tanto la evolución de la situación de la pandemia como de la capacidad asistencial de los centros hospitalarios va mejorando día a día “y nos podemos permitir usar los ventiladores adecuados para los momentos adecuados, y éstos nos seguirán sirviendo mientras vivamos estos momentos de situación extraordinaria”.

Más de 1.000 camas libres y 83 respiradores disponibles

Así, según los datos aportados por el consejero de Sanidad, en el día de hoy la red asistencial del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha dispone de más de mil camas libres y ochenta y tres respiradores disponibles en toda la comunidad autónoma, el doble de los que había libres hace una semana.

“A día de hoy tenemos 800 personas menos hospitalizadas, estos son los datos que nos interesan, estos son los datos que hacen al sistema fuerte, esto es lo que necesita oír la población porque le da seguridad”, ha señalado Fernández Sanz.

A este respecto, ha informado que actualmente el porcentaje de ingresos procedentes de las Urgencias hospitalarias se ha reducido al veintidós por ciento, lo que está permitiendo empezar a poder atender ya en estos servicios a pacientes con otro tipo de patologías no relacionadas con el coronavirus “que hasta ahora han aguantado como titanes en sus casas permitiéndonos dedicar el esfuerzo de nuestros profesionales a la lucha contra el covid-19”.

Más de 36.000 pruebas diagnósticas

Por otra parte, ha señalado que hasta el día de hoy en Castilla-La Mancha se han realizado más de 36.000 pruebas diagnósticas, de las que en torno a 27.000 son PCR y otras 9.000 test rápidos. “Esto nos ha permitido triar a cada uno y organizar la asistencia conforme a los resultados”, ha afirmado el consejero, quien ha precisado que gracias a ello ha sido posible reincorporar a la actividad asistencial a más de 800 profesionales que se han visto afectados por esta enfermedad.

“Huimos de los triunfalismos, huimos del optimismo y nos acunamos y nos despertamos cada día con la esperanza de que tengamos más capacidad asistencial y que la curva baje y para eso les necesitamos mucho, desde el confinamiento y desde lo que nosotros entendemos que es la mejor vacuna y el mejor tratamiento, quedarse en casa”, ha concluido el consejero.