Al término de la reunión diaria del comité técnico de la gestión de la crisis, Rallo apuntó que con la finalización del permiso retribuido recuperable, se vuelve a la orden ministerial de Transportes del pasado 24 de marzo, en la que los servicios interurbanos de larga distancia se reducían un 70% y en los urbanos, cada comunidad y ayuntamiento podrá establecer las frecuencias en función de la demanda y de acuerdo con las normas de distanciamiento.

Asimismo, en los servicios de se incrementará la frecuencia en hora punta desde el lunes y se mantendrá en el 50% el resto del día. No obstante, Rallo ha querido insistir a las empresas para que sean “flexibles” en cuanto al inicio de la actividad económica y separen “al máximo” la concentración de empleados en hora punta.

“Es lo deseable, que las horas puntas se alarguen y que el número de personas en cada tren o autobús sea el más reducido posible”, reiteró Rallo.

Asimismo, aseguró que Transportes activará un plan para tratar de que no se produzcan aglomeraciones en estaciones de trenes o autobús a través de la megafonía de las mismas o de los vigilantes de seguridad, al tiempo que recordó que a pesar de la vuelta al trabajo el lunes de las actividades no esenciales, sigue estando en vigor la norma de “minimizar al máximo los viajes”.