Alcázar de (Ciudad Real), 4 de enero de 2020.- El Mancha Centro, de Alcázar de , dependiente del (SESCAM), ha puesto en marcha el I Workshop Nutrición y , un foro docente donde aprender y debatir sobre el manejo nutricional del paciente quirúrgico oncológico.

Las alteraciones nutricionales preoperatorias son un factor relacionado con malos resultados como el aumento de la morbimortalidad, estancia hospitalaria y gasto sanitario. Por eso, durante esta actividad formativa, en la que han participado 60 profesionales sanitarios (cirujanos, endocrinólogos, oncólogos, médicos de familia, farmacéuticos, dietistas-nutricionistas y enfermeros), se han revisado los principios básicos que rigen el manejo y reposición de nutrientes en el paciente intervenido y se ha hecho hincapié en las herramientas disponibles para evaluar la situación nutricional previa a la cirugía oncológica abdominal y su seguimiento tras el tratamiento quirúrgico.

También se han descrito los recursos disponibles para la reposición de nutrientes hasta unos mínimos aceptables en los pacientes que van a ser o han sido sometidos a cirugía oncológica abdominal y se ha establecido el papel que tienen los distintos responsables del manejo nutricional peri-operatorio de estos pacientes.

El I Workshop Nutrición y Cirugía ha sido organizado por el , en colaboración con el Servicio de y ha contado con la presencia del doctor , jefe del y Nutrición de la Gerencia de Albacete y responsable de Comunicación de la Sociedad Española de Endocrinología.

Además, han participado como ponentes el doctor García-Manzanares, del , y los coordinadores de las distintas áreas asistenciales del Servicio de Cirugía del .

Precisamente, el jefe del , el doctor , ha mostrado su satisfacción por el éxito que ha tenido una actividad que, según él, “pretender ser el punto de partida de un foro docente teórico práctico y multidisciplinar donde profundizar en cuestiones relativas al manejo nutricional del paciente quirúrgico”.

Y es que la cirugía supone una agresión para el organismo que aumenta los requerimientos de nutrientes en pacientes en los que la alimentación se ve comprometida por un periodo de tiempo variable tras una intervención, lo que puede poner en riesgo su estado nutricional. Por ello, según el doctor Carlos Moreno, “es recomendable poner en marcha un cribado nutricional para identificar los pacientes desnutridos o en riesgo de desnutrición e iniciar de forma precoz un tratamiento óptimo e individualizado”.

“En un futuro iremos profundizando en el manejo nutricional de distintos tipos de pacientes y patologías con el fin de mejorar los resultados de nuestros tratamientos en el contexto de la denominada rehabilitación multimodal (una novedosa técnica que optimiza el resultado de la cirugía”, ha explicado el jefe del de Alcázar de San Juan.