Así lo ha puesto de manifiesto en una entrevista en La Sexta recogida por Europa Press, donde ha señalado que esta crisis económica derivada de la pandemia no tiene nada que ver con crisis pasadas, ya que “no es especuladora, ni ideológica”.

En este punto, ha hecho referencia a las palabras del presidente del , , quien ha tachado de “señuelo” el ofrecimiento del presidente del Gobierno. “Si Felipe (González) hubiera pensado lo mismo cuando Suárez (Adolfo) se lo propuso, no sé qué país tendríamos hoy”, ha zanjado.

EVOLUCIÓN DE DATOS

Sobre los datos de la evolución epidemiológica, ha apuntado que el entorno de se ha visto más afectado después de la propia capital por el efecto de “irradiación”, por lo que ahora “también se nota” el frenazo y la mejoría en los datos.

En el caso particular de la región, “las medidas están empezando a dar efecto, la gente se está portando divinamente y esto al final tiene que tener consecuencia”.

El sistema sanitario público en Castilla-La Mancha, acompañado de medidas como la contratación de más de 3.000 profesionales o la habilitación de más espacios sanitarios, están haciendo que las políticas “den resultado”.

Ahora hay que analizar “la operación de desenganche” teniendo en cuenta que esto “no se acaba hasta que no haya tratamiento y vacuna”. “Esta es una amenaza latente para la que hay que prepararse para el futuro”, ha avisado.

Al respecto de la disponibilidad de infraestructuras sanitarias planteada por Pedro Sánchez, ha precisado que simplemente se solicitó pensar en infraestructuras más pensando en el futuro que en tiempo presente.

Así, cree que “se empieza a pensar en cuál será la infraestructura” en el día de mañana, toda vez que el estado de alarma quede desactivado.

RESIDENCIAS DE MAYORES

Preguntado por la situación en residencias de mayores, ha querido dejar claro que hay comunidades autónomas más avanzada en la prestación de servicios. “A ver si resulta que las regiones que han madrugado más para dar este servicio va a ser ahora un hándicap”.

Ha recordado que en España hay una esperanza de vida muy alta, y “en la medida en que se avanza en eso, a las residencias” llega gente “muy mayor”.

“Cuando hay un enfermo en una residencia en condiciones normales, se le atiende. Si no, va al sistema ordinario, y si el tema es grave, va al hospital. Pero la letalidad y rapidez en la que se ha movido el virus en residencias se ha convertido en tremenda. Habrá que reflexionar”, ha señalado.