La portavoz de la Aemet, , ha explicado a Europa Press que la situación se debe a que un “potente” anticiclón situado al sureste de Groenlandia o noroeste de las Islas Británicas está ocupando el hueco por el que normalmente transcurren las borrascas atlánticas y en segundo lugar, el aire que en las altas presiones gira en el sentido de las agujas del reloj, está ayudando a que el aire procedente de Escandinavia llegue hasta España, por lo que aumentará la sensación de frío.

Además, ha añadido que al mismo tiempo, hay una Depresión Aislada en Niveles Altos de la Atmósfera (DANA) en el Mediterráneo, que, si bien no dejará precipitaciones “adversas”, sí contribuirá a la inestabilidad en el área Mediterránea durante el fin de semana. Entrará aire marítimo que se sumará al aire escandinavo provocará nevadas.

En tercer lugar, la portavoz ha adelantado que la próxima semana, el lunes otra DANA llegará por el Atlántico y, como está bloqueada por el anticiclón, no podrá circular “normalmente” y se meterá a la Península por el Estrecho, de modo que inestabilizará el sur de la Península, donde se esperan precipitaciones que, según como interactúe con la situación del Mediterráneo podría dejar también nevadas.

En concreto, este viernes por la tarde se producirán precipitaciones en el sureste peninsular que serán en forma de nieve en cotas relativamente bajas y también se esperan precipitaciones en Canarias.

Las temperaturas han caído este viernes entre 5 y 6 grados centígrados en el sureste peninsular respecto a las del jueves e incluso en Castilla-La Mancha y la anomalía térmica respecto a los valores normales es de hasta 10 grados más baja.

Respecto al sábado, Hervella ha indicado que seguirá la inestabilidad en el área Mediterránea y que no se descartan precipitaciones en el sureste peninsular, sobre todo en Murcia, y en la zona del Estrecho.

Asimismo, ha añadido que en el sureste peninsular la cota estará relativamente baja, en torno a 700 metros o 1.000 metros aunque por la tarde subirá a 1.200 o 1.500 metros y, en Pirineos, se prevén precipitaciones en forma de nieve a partir de 1.400 o 1600 metros.

Por la tarde del sábado, la portavoz ha destacado que en la zona del Estrecho no habrá “tantas” precipitaciones ni serán tan abundantes, aunque ha aconsejado estar “atentos” porque en función de la evolución se pueden activar avisos por nevadas.

Las temperaturas el sábado subirán cinco grados centígrados pero aún en esa zona seguirán con unos 5 grados centígrados por debajo de los valores normales en estas fechas.

Respecto al domingo, ha apuntado que también habrá “cierta inestabilidad” en el área mediterránea y en Baleares pero ha dicho que los chubascos irán a menos en la zona Mediterránea y se tendrá que prestar atención al tercio norte, donde se producirán chubascos que pueden ser en forma de nieve y que podrían dar lugar a avisos de riesgo importante.

En concreto, Hervella ha pronosticado que el domingo la cota de nieve se situará en torno a 700 o 900 metros y en Pirineos en unos 1.000 o 1.200 metros y las precipitaciones llegarán por la tarde.

Por un lado, las temperaturas se irán recuperando en el sureste pero subirán en el tercio norte, por las precipitaciones y nevadas que bajarán el mercurio unos 3 o 4 grados centígrados respecto al sábado. “En general la anomalía en el conjunto de España es de temperaturas unos 3 o 4 grados más bajas de lo normal”, ha dicho.

En cuanto a la próxima semana, ha señalado que el lunes seguirán las lluvias en el tercio norte y por la tarde ya se acercará la DANA que inestabilizará el suroeste peninsular, sobre todo , , y .

Con la lluvia prevista y la presencia de aire frío, la portavoz no descarta que nieve en cotas relativamente bajas. De hecho, el lunes las temperaturas bajarán unos 6 grados centígrados en la mitad sur.

El martes, la DANA seguirá avanzando y las precipitaciones seguirán en el área Mediterránea y penetrarán un poco más al interior peninsular, de modo que las temperaturas también descenderán en el centro de la Península.

Ya, con menor certidumbre en la predicción, Hervella subraya que bajará la probabilidad de las nevadas aunque en general, seguirá como en los días previos el tiempo invernal, con temperaturas bajas, posibles nevadas y chubascos dispersos. Del mismo modo que las máximas bajarán las mínimas por lo que no descarta que estos días vuelvan las heladas, sobre todo en la mitad norte.

Con carácter general, ha pronosticado que el sábado las máximas en el sureste peninsular estarán en unos 10 o 12 grados centígrados e incluso en algunos puntos no superarán los 8 grados centígrados; en el centro y norte de la Península las máximas se situarán entre 12 y 14 grados centígrados.

El domingo, en el área de Andalucía, Extremadura y en la zona de Levante, unos 18 a 20 grados en la zona norte, de 14 a 16 grados centígrados, mientras que el lunes en el norte los termómetros caerán hasta los 10 grados centígrados y en el sur se quedarán entre 16 y 18 grados centígrados.