El encuentro a estado presidido en esta ocasión por el ministro del Interior, , en el que se han evaluado las actuaciones para hacer frente al COVID-19, ha informado la Delegación del Gobierno en nota de pensa.

A este respecto, Tierraseca, que ha recordado que Castilla-La Mancha es una región “eminentemente agrícola”, ha indicado la intención de “trasladar al sector las principales novedades” acordadas este martes en el , como la flexibilización en la contratación de desempleados e inmigrantes para trabajar en las campañas agrícolas o la ampliación del permiso de residencia a los temporeros que ya se encuentran en nuestro país.

Al tiempo, ha agradecido “el esfuerzo que está realizando el , aportando cada vez más recursos” para ampliar las capacidades de desinfección en las residencias de mayores de la región”, con la incorporación de los agentes medioambientales y forestales de la comunidad autónoma.

En este sentido, el delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha ha puesto de relieve, ante el ministro del Interior, “la importancia de estas incorporaciones, así como del personal de las administraciones locales”, a través de bomberos de los servicios municipales y de las diputaciones provinciales.

“Nos facilita una labor que descarga algo las intervenciones que estaba realizando la UME”, que se está dedicando, ha expuesto Tierraseca como “gran novedad”, a desarrollar jornadas de formación y de intercambio de experiencias en desinfección con otros profesionales que participan en estas tareas.

Un amplio dispositivo en la lucha frente al COVID-19 que ha requerido de “reforzar la coordinación, algo que la Delegación del Gobierno en Castilla-La Mancha está haciendo gracias al excelente trabajo que se está desarrollando desde las Subdelegaciones de la región”.

MANTENER LA TENSIÓN

Durante el CECO de este miércoles, Francisco Tierraseca también ha insistido en la necesidad de “mantener la tensión máxima” que ha logrado empezar a contener los efectos del coronavirus en nuestro país.

El delegado ha recordado que, aunque se volviera a la situación previa en la que el país estaba antes de la decisión de confinamiento total —en la que solo se permiten las actividades y servicios esenciales—, “no se ha entrado todavía en ningún periodo de desescalada de las medidas del estado de alarma”, por lo que ha insistido en la petición de continuar, al nivel más alto, con los esfuerzos por parte de la ciudadanía.