González Laya ya adelantó el sábado por la noche que la autorización turca a la exportación era cuestión de “horas”. La partida de suministros —114 respiradores, según exteriores— ha generado polémica porque inicialmente Turquía comunicó a España que su intención era no permitir la salida del país de esos respiradores, por entender que ellos también los necesitaban.

Pese a que inicialmente la ministra asumió que el envío de los respiradores se retrasaría —hasta que Turquía pasase también su periodo crítico—, este sábado por la noche anunció en una entrevista en televisión que el contrato se ejecutaría en horas “gracias a la acción del y a una diplomacia discreta pero efectiva”.

“Sobre todo gracias a una consideración de las autoridades turcas, que entienden hoy que España necesita más estos respiradores”, recalcó.

González Laya agradeció a su colega, , “el gesto de un amigo y aliado” en un mensaje en Twitter. “Siempre estaremos con nuestra amiga España. Superaremos juntos estos tiempos difíciles”, le respondió el jefe de la diplomacia turca.