Me parece fenomenal la medida tomada por el Gobierno para que solo tengan que ir al trabajo aquellos que lo hacen en “sectores esenciales”. Entiendo que esto es vital para frenar el coronavirus.

Dicho lo cual expongo:

En comparación con la UE, las microempresas (de 0 a 9 empleados) en España suponen el 95,4% del total de empresas.

España es un país de microempresas, la inmensa mayoría con dos o menos trabajadores, muchas de las cuales, además, declaran pérdidas. Sólo las compañías consideradas grandes obtienen beneficios por encima de los 6 millones euros anuales.

El tamaño de las empresas es, tradicionalmente, uno de los problemas de la economía española, sobre todo, a la hora de crear y mantener empleo. Además, la vida de las sociedades es más que peligrosa. Sólo un 16,7% han superado los 20 años de vida, la mayoría de ellas grandes.

La inmensa mayoría de las empresas españolas, el 82,74%, tienen dos o menos trabajadores. De hecho, 1,88 millones de sociedades, del total de 3,36 millones, no tienen trabajadores y otras 900.000 tienen uno o dos empleados. Por el contrario, apenas el 2,09%, es decir, 70.720, tienen 20 o más personas en sus plantillas.Todos los grandes sectores de actividad tienen muy pocas empresas con más de 20 trabajadores.

Destaca, no obstante, la industria, en donde hay 16.240 empresas, el 8,25% de total, que superan la veintena de empleados en nómina.

Estos datos, corresponden al año 2019, y se basan en las estadísticas del (DIRCE), del INE. El informe es una verdadera radiografía del tejido empresarial español, que se complementa con los datos recopilados por la Central de Balances de .

Tras esta breve exposición, de estos datos oficiales sobre el tejido empresarial español, creo que como desde el Gobierno no se dé una solución viable, con ayuda gubernativa, a los gastos de las nóminas (de los profesionales de sectores no esenciales que desde este 30 de marzo no irán a trabajar) de la gran mayoría del tejido micropyme empresarial, serán varios centenares de miles de estas micropymes y autónomos las que cierren sus negocios de manera radical. Será imposible que, ante la ya precaria situación (de estas micropymes y autónomos), puedan hacer frente a sus nóminas si estas no van acompañadas de alguna subvención directa del Gobierno a fondo perdido.

Para la inmensa mayoría de las micropymes españolas, la solución dada por el Gobierno, de que sus trabajadores puedan recuperar ese “permiso retribuido y recuperable” a posteriori, no es una solución ni viable ni lógica, y además en muchos casos imposible, desde el punto de vista de la idiosincrasia empresarial de estas micropymes y autónomos. Si ya estas pequeñas empresas y autónomos (muy vulnerables de por sí) se las ven y se las desean para afrontar sus gastos mensuales normales, ante esta situación anómala (de total improductividad) les será imposible hacerlo.